Poncho o manta térmica como protector del sol. Por Arturo Santiago Yepes.

Un poncho tiene una doble utilidad, protege de la lluvia o del frío y nos permite utilizarlo para improvisar un pequeño refugio. Si dispone de ojales (orificios reforzados en las esquinas), podemos introducir dos pequeños palos en el suelo para sujetar una de las caras y la otra elevarla con unos palos o los socorridos bastones de trekking.

Si no tenemos a mano cuerda para los vientos (cuerdas que tensan los bastones), nuestra inseparable pulsera de paracord tendrá por lo menos 10 metros una vez extraídas las cuerdas interiores y unidas.

La manta térmica también servirá para este propósito, convirtiéndola en uno de los elementos MAS importantes en nuestras salidas a la montaña.

Publicado por

iasasurvival

Coordinador general y delegado de formacion de IASA SURVIVAL. Director escuela de supervivencia amazonas, Costa Rica.

Deja un comentario