Diferentes aspectos de la formación en supervivencia. Por Carlos Kidd.

*Trabajo final del curso internacional de supervivencia online e IASA SURVIVAL.

El instinto y la razón.

En nuestro interior, de una forma primaria, se aloja un fuerte instinto por sobrevivir. Este deseo que mueve a todos los seres vivos lo experimentamos constantemente cuando de forma casi inexplicable reaccionamos automáticamente ante situaciones impredecibles. Esta reacción motivada por el instinto y producto de la evolución es sin duda un mecanismo que nos ayuda ante situaciones adversas cuando se actúa casi de pensar. Sin embargo, actuar solo por instinto no siempre nos dará soluciones ante una emergencia o situación de peligro, donde probablemente tengamos que analizar un problema y tomar decisiones frías, directas y conscientes para cambiar el resultado de la situación.  

Conocimientos y experiencia. 

Adquirir conocimientos especializados en diferentes temas, mantenerse entrenado y formado en áreas diversas de la supervivencia son actividades que nos darán una amplia gama de posibilidades ante eventuales panoramas donde se requiere tomar acciones y decisiones conscientes. Unido a una capacitación teórica, se encuentra la experiencia previa ante situaciones de supervivencia reales, entrenamientos simulados o prácticas deportivas de la supervivencia, que nos ofrecen un amplio panorama de opciones y soluciones ante casos de supervivencia, siendo estos posibles recursos que podríamos replicar o adaptar a situaciones de supervivencia en casos reales. Por lo tanto, el aprendizaje de la supervivencia en entornos controlados visto como una práctica deportiva, será junto a la experiencia, una suma de componentes que pueden marcar una diferencia. Adicionalmente a esto, también se pueden mencionar otras fortalezas o debilidades que debemos reconocer en nosotros mismos en busca del mejoramiento, como son los procesos internos a nivel psicológico, nuestras capacidades físicas y en general la proyección y planificación ante eventuales riesgos.  

Supervivencia real y supervivencia en la tv.

Entrenamos y nos capacitamos deportivamente en supervivencia para evitar una situación de supervivencia real que nadie quiere pasar. En un momento donde puede estar en juego la vida o la muerte, nada garantiza que podamos salir ganadores aun siendo experimentados en muchas áreas, sin embargo, un cuerpo de conocimientos teóricos prácticos, que nos hace pasar por algunas experiencias previas de formación en supervivencia, como cualquier otra disciplina del conocimiento, nos da autoconfianza para superar posibles retos. La supervivencia deportiva y la real, parecen ser dos panoramas opuestos, pero tienen algunos puntos de encuentro, en cuanto a las posibilidades que puede ofrecer como si fuera una caja de herramientas basada en conocimientos y experiencia acumulada. Programas de televisión en temas de supervivencia se han hecho populares en épocas recientes, creando muchas veces una falsa impresión de lo que es esta experiencia. En realidad, se trata de producciones planeadas con un guion y con encuadres seleccionados, donde un protagonista toma decisiones y al final sale airoso. Estas producciones deben interpretarse con cuidado para así dilucidar el verdadero mensaje del programa que en muchos casos es entretenimiento y no dar por un hecho que todo lo que aparece ahí es efectivo o una verdad absoluta, en ese caso no hay como la experimentación por cuenta propia para romper los mitos que se suelen manejar en algunos temas.

El factor psicológico en supervivencia. 

Es normal sentir miedo e incertidumbre a lo desconocido o ante una emergencia, el miedo nos ayudará a reaccionar, además nuestro deseo de vivir, que está siempre activo en nosotros como un factor determinante para la supervivencia. De poco sirve la capacitación y entrenamiento físico si no se entrena la mente, esta última será la que al final nos dará la autoconfianza para resolver problemas. El manejo del miedo, la ansiedad o superar traumas, unidas al ingenio y conocimientos, serán aliados para trabajar en nuestro beneficio. Tener soluciones para nuestras necesidades básicas en momentos adversos, nos dará sensación de protección y seguridad, por lo tanto, estar habilitado para conseguir estos recursos será vital para que nuestra integridad mental y física nos lleve a sobrevivir. 

Aprendizaje ante la amenaza.

Estamos rodeados de amenazas que muchas veces no podemos identificar con claridad, el hacer una evaluación de los riesgos ante estas amenazas latentes en nuestra comunidad o entorno, nos lleva a poder dar pasos en la elaboración de un plan que sea parte de acciones concretas antes de que ocurra un percance o emergencia que rápidamente se puede convertir en una situación de supervivencia que se sale de control. Ante la variedad de percances donde la supervivencia se ve amenazada, es importante identificar esas áreas donde se tienen debilidades y trabajar activamente en ellas. Hacer una evaluación personal, nos pondrá en una posición más realista, un panorama en blanco y negro, de por donde debemos llevar nuestra capacitación en aspectos relacionados a la supervivencia. 

El aprendizaje ancestral y el moderno. 

Los formación en superveniencia rescata muchos de los conocimientos antiguos de diferentes regiones y épocas del mundo en busca de cubrir necesidades primarias, como por ejemplo la creación de fuego con herramientas rudimentarias, la obtención de agua o alimento, la orientación por las estrellas, el crear un refugio con medios que nos da el entorno natural, son solo algunos de los diversos temas que podemos aprender por la herencia de los antepasados que conocían y eran parte de esta naturaleza misma practicando técnicas y procedimientos que han sido casi olvidados en los tiempos actuales. Por otra parte, la cantidad de conocimientos en relación a la tecnología y técnicas modernas asistidas por instrumentos y dispositivos electrónicos nos dan un balance y complemento que amplían las posibles soluciones ante las situaciones de supervivencia diversas. Considerando la variedad de opciones, es conveniente entonces, aprender de todas las fuentes posibles y disponibles, el tener opciones a mano donde si un recurso no funciona otro puede tomar su lugar extiende aún más el abanico de posibilidades. 

Ámbitos y escenarios en supervivencia. 

La supervivencia puede abarcar diferentes escenarios que van desde el rompimiento del orden social en una ciudad hasta lugares inhóspitos o inaccesibles donde se puede presentar cualquier situación. Conocer cada escenario, sus riesgos y la obtención de recursos en cada entorno nos ayudará a la creación de un plan de análisis del “antes” de que algo suceda, para que podamos actuar más efectivamente en el “durante” de una situación. Si bien existe especialización en diversos escenarios, nunca sabremos donde o cuando nos puede llegar a tocar una emergencia, por lo tanto, es bueno tener capacidad de adaptación ante cualquier escenario y prepararse con entrenamiento y recursos con antelación.

Publicado por

iasasurvival

Coordinador general y delegado de formacion de IASA SURVIVAL. Director escuela de supervivencia amazonas, Costa Rica.

2 comentarios en «Diferentes aspectos de la formación en supervivencia. Por Carlos Kidd.»

  1. Vivimos en un sistema planetario que no en todos los lugares son seguros. La supervivencia no es solo en lo urbano sino también en campos bosques; y desde ya desde muy chicos tenemos que tener conocimientos de aprendizaje para evolucionar en nuestro progreso por la supervivencia

  2. El instinto de supervivencia definitivamente va a depender del conocimiento o bien de probar nuevas formas para salvar la vida de las cuales solo se tendrá algunos minutos e incluso segundos para poder reccionar de una forma acertada y salvaguardar nuestra integridad e incluso la de otras personas. De nada sirve el conocimiento si no lo ponemos en práctica.

Responder a Mariah Cancelar respuesta